Corbatas Góticas

 

Corbatas Góticas

Corbatas Góticas y alternativas de hombre y mujer con diseño de cuadros, cráneos, volante frungido, de moño, pajarita; para complementar tu atuendo.

Ver ofertas de corbatas aquí



 BLESSUME Steampunk Corbata de moño Engranajes, Negro,Talla única. Precio: EUR 13,99


 


GRACEART Steampunk Isabelino Blanco Jabot Collar Cuello. Precio: EUR 19,88


 


GRACEART Renacimiento Isabelino Volante Fruncido Cuello Collar. Precio: EUR 15,99


 


GRACEART Steampunk Engranajes Corbata de Moño con Cruzar Cráneo Cadena. Precio: EUR 10,00


 


BLESSUME Resplandecer gótico Collar Volante Fruncido Unisexo Brillante Collar de Cuello. Precio: EUR 16,58


 


dream cosplay Steampunk engranajes pajarita accesorio retro corbatas. Precio: EUR 13,99

  

Corbatas Góticas

La corbata es una prenda de vestir que sirve como complemento de la camisa, que consiste en una tira, generalmente hecha de seda u otro material que se anuda o enlaza alrededor del cuello, dejando caer sus extremos, con fines estéticos. Es por lo general de uso masculino.

Origen:

Su nombre viene del italiano, corvatta o cravatta, derivado de "croata". El origen data del año 1660, cuando los jinetes del ejército croata usaban pañuelos de color negro al cuello.1

Existen al menos dos tipos de corbatas, la larga que es el tipo más usual en nuestros días y la corta o "de moño". En la actualidad, es complemento de la camisa y el traje, así mismo existen las corbatas de tipo estilizadas que también son conocidas como corte "slim".


Historia:

La Revolución francesa

La fecha de nacimiento de la actual corbata se remonta a la segunda mitad del siglo XVII, con la llegada a Francia de los mercenarios croatas. Con su traje tradicional llevaban un pedazo de tela blanca, que llamaban 'hrvatska' (es decir: Croacia en idioma croata). La anudaban formando una rosita y dejando colgar las extremidades encima del pecho. La croatta les gustó mucho a los franceses que la adoptaron y llamaron cravate y luego la difundieron en todo el mundo.

Hacia el final del siglo XVII se impuso la costumbre de anudar suavemente la corbata al cuello, con las dos extremidades enhebradas en un ojal de la chaqueta o fijados con un broche. Durante la revolución francesa, la corbata se volvió un verdadero status-symbol y por primera vez adquirió un valor político: el revolucionario la llevaba negra, mientras el contrarrevolucionario se la ponía blanca.